ENVÍOS A TODO EL PAÍS POR OCA

 

Los lentes de sol son objetos fundamentales para cuidar los ojos de los rayos solares (UV). Tienen una delicadeza estética y calidad, que requiere un gran cuidado para evitar las rayaduras, residuos, grasa o suciedad.

 

Al comprar nuevos lentes de sol, se quiere evitar arruinar la limpieza y visión clara con la que se los recibe. Pero es una misión imposible mantenerlos así. Con el uso diario, van a comenzar a aparecer huellas de dedos, marcas y rasguños.

 

¿Cuál es la parte más frágil?

 

La parte que requiere mayor cuidado y mantenimiento son los lentes. En verano, el tiempo cuando más uso se les da, pueden sufrir mucho deterioro y roce ya que se los suele llevar a la pileta, playa y varias actividades al aire libre.

 

Es por eso porque vamos a enumerar una serie de tips y cosas que no hay que hacer para poder mantener el estado inicial de los lentes de sol.

 

¿Cómo limpiar los lentes?

 

Hay varias formas de hacerlo, te vamos a contar las dos más recomendadas para tenerlos impecables:

 

En ambos casos es necesario y esencial, lavarse bien las manos antes de comenzar los procesos para que no quede ningún rastro de suciedad, grasa o crema y se arruine la limpieza.

 

Tips para cuidar tus lentes de sol

 

Lavado de lentes con agua y jabón:

 

  • Pasar los lentes por agua tibia, tener cuidado de que no esté caliente porque se puede dañar el recubrimiento que pueden tener los lentes.
  • Colocar una gota de jabón neutro en cada lente. Frotar suavemente con un movimiento circular hasta que los cubra en su totalidad.
  • Enjuagar los lentes nuevamente para quitarles todo el jabón, dejar correr el agua, no hay necesidad de frotar con los dedos ya que esto puede dejar huellas o manchas.
  • Sostener los lentes hacia arriba contra una luz natural para poder revisar y mirar si quedó algún residuo o mancha. No debería quedar nada a la vista, más que las gotas de agua en los lentes.
  • Dejar que los lentes se sequen al aire o sacudir suavemente el agua. Intentar de no secar el agua con toallas de papel o repasadores. Utilizar el paño de microfibra que viene con la compra de tus lentes. En caso de no tener el paño de microfibra, no frotar las toallas o repasadores sobre el lente, secar con toques suaves las gotas que permanezcan, dejando que se absorban.

 

Usar solución para limpiar lentes y un paño de microfibra:

 

  • Mirar cuán sucios están los lentes y qué otras piezas también deben ser limpiadas. Las que debes tener en cuenta, ya que son las más propensas a ensuciarse, son las de la nariz y orejas ya que están en contacto con el pelo y piel.
  • Utilizar siempre un paño limpio de microfibra, que se puede guardar en el estuche, ya que otros tipos de paños pueden causarle rayaduras, transferir su suciedad y residuos.
  • Rociar ambos lados del lente con el limpiador de lentes, al ser uno específico para los lentes, protegerá los recubrimientos adicionales que tienen. Intentar de rociarlos desde una distancia cercana para que cubra en su totalidad los lentes.
  • Sostener cada lente con un paño de microfibra (el que está incluido con la compra del lente), presionarlos suavemente, limpiarlos con un movimiento circular hacia adelante y hacia atrás para reducir las líneas y manchas que tenga.

 

Tip Adicional: Para poder limpiar correctamente sin romper o dañar los lentes de sol, agarrarlos por el puente así no se hace presión sobre ninguno de los dos lados de las gafas.

 

Rimland

 

Cuidados a tener en cuenta con los lentes:

 

  • Siempre tener a mano toallas húmedas para gafas, son económicas y se consiguen en ópticas y farmacias. Sirven para limpiar, desinfectar y proteger los cristales en todo momento.
  • Al ser objetos delicados, guardarlos hacia arriba en un estuche o funda cada vez que no se usen. Esto evita que se dañen los lentes o sean aplastados o dañados si se dejan en una cama o sofá.
  • Después de unos meses llevar a una óptica para recibir una limpieza profunda.

 

Cosas que no hay que hacer:

 

  • No dejar los lentes al sol por un largo tiempo (Ej: en un automóvil caliente)
  • Nunca utilizar saliva para limpiarlos ya que puede contener aceites que pueden no ayudar a la limpieza.
  • No limpiar los lentes en seco con la camisa, remera o pantalón ya que lo más probable es que tenga polvo o suciedad que produzca rayaduras que son irreversibles.
  • No apoyarlos boca abajo en una mesa o escritorio.
  • Evitar tocar lo lentes, tocarlos sólo en la montura.

 

¡Último consejo!

 

Para mantener el estado inicial y un cuidado perfecto, es necesario realizar una limpieza cada vez que se utilizan los lentes de sol. ¡Preferentemente con el paño de microfibra que se recibe con la compra de lo lentes!